6 de Octubre de 2007 - 18:40h

Hoy tenía pensado ir a hacer surf a Jacó. Mi gozo en un pozo. Ayer llegué a San Ramón sobre las 6 de la tarde y tuve una entrada triunfal. Llegué con unos temblores y un frío horrorosos, descomposición y dolor de cabeza y espalda, unos dolores insoportables. Por un momento llegué a pensar que había cogido el dengue.
Me vino a buscar la madre de Felo y me llevó a casa, donde me aplicó un unguento para la tripa y me metión en la cama, bien tapado.
Es una gente encantadora, y me trató como lo hubiese hecho mi propia madre. En poco tiempo los temblores cesaron, pero el dolor seguía, lo que me hizo pasar una muy mala noche, hasta que decidí tomarme un paracetamol y un ibuprofeno y pude dormir.
Hoy lo he pasado en reposo y sin hacer nada. No tengo temblores y me queda muy poco dolor, pero sigo indispuesto, a pesar de la sopa de verduras que me preparó Ligia, que así se llama la madre de Felo.
Podría volver un día más tarde para cumplir el programa que me había planteado, pero empiezo a tener ganas de volver y lo que tenía que hacer hoy, surf en Jacó, puedo hacerlo en cualquier otro momento, en cualquier otro lugar.